CRÓNICAS  
  
PALMARÉS  
(des)ORGANIZACIÓN  
VALORACIÓN SEC.OF.  
ESTÓMAGO  
CEREZOS EN FLOR  
ÍNTIMOS y EXTRAÑOS  
TIEMPO DE HISTORIAS  
HOLLYWOOD-FRANCO  
 
GARY LUCAS - GOLEM  
BU SAN-FIBLA Y ARBOL  
  
   PROGRAMACIÓN  
  
SECCIÓN OFICIAL  
PUNTO DE ENCUENTRO  
TIEMPO DE HISTORIA 
OTROS CICLOS 
  
PROGRAMA  

 


    SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
                                           - 53 edición -
                                                      del 24 de octubre al 1 de noviembre 2008

 
 

CRÓNICAS DE CINE Y MÚSICA

   METRÓPOLIS.

por Borja Sánchez Mayoral

  ‘METRÓPOLIS’ (1927)
con música en directo por la ORQUESTA SINFÓNICA DE CASTILLA Y LEÓN.
29 de octubre de 2008. Auditorio Miguel Delibes, Valladolid

metrópolis, seminci, orquesta sinfónica de castilla y león

La última edición de la Seminci reservó en una jornada la presencia destacada de esta obra maestra de Fritz Lang de ambientación futurista. Por la mañana, los cinéfilos tuvimos la oportunidad de ver 15 minutos inéditos de los 25 que se encontraron este verano en el Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken de Buenos Aires, que añaden otro punto de interés a una película que se ha convertido en un símbolo del Séptimo Arte. La ambiciosa y costosa ‘Metrópolis’ (1927) ha pasado a la historia por sus evidentes valores cinematográficos, y ha sufrido alteraciones y mutilaciones de metraje que han provocado que, por desgracia, no se conserve íntegramente. Permaneceremos expectantes respecto a las novedades que reporta este hallazgo y su posible inclusión en el montaje restaurado por la Friedrich Murnau Stiftung. Por la noche hubo en el Auditorio Miguel Delibes una proyección especial de esta versión de ‘Metrópolis’ con música en directo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL), interpretando la banda sonora original de Gottfried Huppertz bajo la dirección de Winfried Mitterer.

De este influyente filme declarado Patrimonio de la Humanidad se ha escrito mucho a lo largo de los años, pero creo que la ocasión bien merece volver a hablar sobre él, a pesar de que son muchos los aspectos a tener en cuenta y las líneas a desarrollar. Metrópolis es una gigantesca urbe del siglo XXI dividida en dos sectores: la superficie, de grandes y vanguardistas construcciones donde se encuentra la clase intelectual, y la ciudad subterránea, en la que viven los trabajadores que sostienen con su trabajo la megalópolis. Freder Fredersen, hijo del presidente de la ciudad Johhan Fredersen, descubre las duras condiciones de vida de los obreros y se enamora de María, una trabajadora pacifista que defiende la mediación como forma de solución de los conflictos. Ambos propugnan un cambio en la situación, mientras que Johhan Fredersen temeroso de que los trabajadores se subleven pide ayuda al científico Rotwang, el cual creó un robot que será modificado, transformándose en un doble de María que sembrará el caos por la ciudad. El guión es de Fritz Lang y Thea von Harbou, su mujer de entonces.

‘Metrópolis’ se basa en una concepción estética en la que la arquitectura tiene un papel fundamental. El tratamiento del espacio y el gusto por la monumentalidad en numerosos planos permite desarrollar acciones en escenarios grandiosos, donde la implacable geometría dota de mucha fuerza a los decorados y a las maquetas. Desde el punto de vista artístico coexisten distintos movimientos, como el Expresionismo, la Nueva Objetividad, el Futurismo, la Escuela de Bauhaus y el Art Decó. Sin embargo, esta representación del porvenir también incluye referencias históricas y bíblicas que relacionan forma y contenido: la transformación de la máquina M en el dios Moloch, las catacumbas, la Catedral, el personaje de Rotwang –un científico que vive en una casa de aires góticos y parece un alquimista medieval-, etc.

 

Esta visión fría y pesimista del futuro se manifiesta con un enorme poder visual y un exquisito sentido de la estética, producto de una activa imaginación. En este sentido podemos mencionar el hábil y expresivo uso de la iluminación, el diseño de los decorados y la utilización de los efectos especiales. Para muchos es una obra eminentemente visual y su argumento ha sido criticado por su ingenuidad, pero no debemos olvidar que es capaz de tratar temas complejos dentro de la política, las relaciones laborales, la religión, la ciencia y la ética. Durante el desarrollo de la historia se contraponen distintos elementos, como por ejemplo el bien y el mal, la superficie y el subsuelo, la luz y la oscuridad, y el empresario y el trabajador, con lo cual es discurso resulta más claro y elocuente.

 

Volviendo a la programación del Festival, la proyección de ‘Metrópolis’ con la participación de la OSCyL fue un evento atractivo para los cinéfilos y para las diversas personalidades invitadas, que contemplaron en un gran escenario, a lo largo de dos actos, aquellas maravillosas imágenes junto a una música épica y potente ejecutada de manera impecable. La partitura de Gottfried Huppertz fue reconstruida por el musicólogo Berndt Heller y se encuentra incorporada en la edición en DVD de la restauración mencionada. En Valladolid pudimos apreciar en directo la elevada calidad de los temas y el efecto que produce el conjunto al asociarse con los planos. Al componer la música Huppertz emplea distintos recursos estilísticos, dando como resultado una obra variada, en la que se dan cita el romanticismo germano junto con rasgos más modernos conectados con las vanguardias. Los temas musicales o motivos conductores permiten identificar a los personajes, así como presentar diferentes lugares y situaciones (El Club de los Hijos, La Máquina M, la recreación del mito de la Torre de Babel…), aportando dramatismo en los momentos de tensión, suavizando las melodías en pasajes relajados, y subrayando la magnificencia de algunos fotogramas. Asimismo no podemos olvidar la referencia a dos piezas conocidas: ‘La Marsellesa’ y el ‘Dies Irae’.

Winfried Mitterer -el director de la OSCyL en esta ocasión- tenía, junto a la partitura, un ordenador portátil en el que el largometraje avanzaba, e iba dirigiendo a los intérpretes para conseguir una sincronización adecuada. La ejecución en directo de una banda sonora junto a un filme resulta una tarea complicada, y más aun si entra en juego una orquesta. En este caso fue un espectáculo notable, que provocó una gran ovación entre el público, siendo una buena manera de cerrar las interesantes proyecciones especiales con música en vivo de la presente edición de la 53 Semana Internacional de Cine de Valladolid.

BORJA SÁNCHEZ MAYORAL
fotos Seminci

 

 

 

seminci        sección cine        cylcultural.org

 

 
 
 
.