CRÓNICAS  
  
PALMARÉS  
(des)ORGANIZACIÓN  
VALORACIÓN SEC.OF.  
ESTÓMAGO  
CEREZOS EN FLOR  
ÍNTIMOS y EXTRAÑOS  
 
HOLLYWOOD-FRANCO  
METRÓPOLIS  
GARY LUCAS - GOLEM  
BU SAN-FIBLA Y ARBOL  
  
   PROGRAMACIÓN  
  
SECCIÓN OFICIAL  
PUNTO DE ENCUENTRO  
TIEMPO DE HISTORIA 
OTROS CICLOS 
  
PROGRAMA  

 


    SEMANA INTERNACIONAL DE CINE DE VALLADOLID
                                           - 53 edición -
                                                      del 24 de octubre al 1 de noviembre 2008

 
 

 RESUMEN DE LO QUE VIMOS...

   VALORACION DE TIEMPO DE HISTORIA.

por Luna y Jorge González

Con ganas de empezar con buen pie la SEMINCI, siempre es un valor seguro contar con la sección Tiempo de Historia. Una sección dedicada al cine documental que nunca defrauda y que supone el reflejo y la reflexión de unos directores concienciados con una realidad no siempre humana y generosa. Este año hemos tenido temáticas muy diversas y todas interesantes.

El jurado de este año ha estado compuesto por:

  Manuel Pérez Estremera: Entre otras muchas facetas ha sido director del Festival de San Sebastián, director general del ICAA y de TVE. Guionista, realizador y productor de cine y televisión.

  Almudena Carracedo: Licenciada en Ciencias de la Imagen por la Complutense, rodó “Made in L.A.”, su primer largo documental que recibió una mención en la pasada SEMINCI.

   Francisco Javier de la Plaza: Catedrático de Historia del Arte, responsable de la Revista Cuadernos Cinematográficos (1982-2008). Ha sido hasta este año el director de la Cátedra de Historia y Estética de la Cinematografía de la Universidad de Valladolid.

Segundo Premio ex–aequo:
Viaje a Asia: La búsqueda de la armonía” y
Hollywood contra Franco”.

Primer Premio ex–aequo: “33 días” y “El corazón de Jenin

Premio Especial del Jurado: “Haroldo conti, Homo Viator

 

  “TRIP TO ASIA. DIE SUCHE NACH DEM EINKLANG

  “Viaje a Asia. La búsqueda de la armonía

Jugando con el título, su director Thomas Grube logra unir a través de las imágenes y de la música clásica dos universos aparentemente opuestos. Oriente y Occidente tantas veces enemigos, sumidos en guerras religiosas, económicas y sociales se funden en momentos mágicos gracias al lenguaje universal que suponen las notas y acordes de la Orquesta Filarmónica de Berlín a las órdenes de Simon Rattle.

Con piezas de Strauss pero sobre todo siendo extremadamente sensibles a la complejidad de Beethoven, a su sufrimiento interior, a su cólera y su evolución político-social que se refleja en cada una de sus partituras, suponemos que cada músico recibe del genio lo que necesita: ambición, perfección en cada nota, sustitución de experiencias vitales a favor de dolorosos ensayos… Es el mundo complejo de aquel que ama la música por encima de todo, del que no logra adaptarse a este mundo caótico y donde en algunos casos la música supone un llamado retiro espiritual que les llena de plenitud. Simon Rattle se muestra como un filósofo excepcional y llena de profundas reflexiones la vida de sus músicos Documental muy interesante para todo amante de la música. Fue proyectada fuera de concurso en el Berlinale Special y tuvo que ser todo un espectáculo puesto que la propia Filarmónica de Berlín puso la música en directo.

 

  “HOLLYWOOD CONTRA FRANCO

Quizás esperábamos, un documental que analizara con mayor profundidad la política llevada a cabo por Estados Unidos en contra del régimen franquista, y lo que nos hemos encontrado ha sido una relación de películas que recuerdan el terrible episodio de la Guerra Civil española, con un trasfondo un tanto idealista durante los primeros años y un conformismo latente después de la II Guerra Mundial que afianza la dictadura por miedo a la invasión rusa...

seguir leyendo artículo + video-entrevista =>

 

  “33 YAOUM” -33 días-

  La Guerra del Líbano de 2006, conocida en Israel como Segunda Guerra del Líbano, fue un conflicto armado desigual entre las Fuerzas de Defensa Israelíes y la organización chiíta Hezbolá, considerada como una organización terrorista por los Estados Unidos. La ofensiva militar aérea y marítima sobre territorio libanés conllevó el bombardeo de instalaciones de transportes, comunicaciones energéticas y militares, así como cuarteles de Hezbolá y zonas urbanas, provocando en 24 horas decenas de víctimas civiles, cuantiosos daños materiales y un bloqueo israelí de todo el Líbano por mar y aire.

En todas las guerras esta es la única realidad. Destrucción y muerte. Civiles que se convierten en víctimas de conflictos que ellos no generaron y cuyas consecuencias pagarán hasta el fin de sus días.

Mai Masri, la directora de este documental convive con las víctimas y nos cuenta cuatro historias diferentes dentro del caos originado, cuyas experiencias vitales nos salpican de vergüenza ante cualquier justificación bélica y nos enfrentan a lamentable impotencia de tantos países que vuelven la cara al dolor y la muerte cuando su economía está salvaguardada. Nuestros héroes en estos 33 días son un director de teatro, un periodista, un miembro de los equipos de socorro y una jefa de redacción.

Además del Primer Premio en este Festival, ha obtenido una mención especial en el 3º Festival de cine documental de la ciudad de Méjico en la categoría al mejor documental para televisión, que se ha celebrado en las mismas fechas que la SEMINCI. También ha participado en el Festival de cine de Milán en el mes de septiembre y en el Festival de cine de Dubai.

 

  “DAS HERZ VON JENIN” -El corazón de Yenin-

  El campamento de Jenin se erigió, en 1953, sobre una colina rocosa al oeste de la ciudad del mismo nombre, para albergar, en aquel momento a alrededor de cuatro mil palestinos refugiados en esa ciudad, después de salir de Haifa y de las aldeas cercanas, así como de la llanura de Marg Ibn Amer y otros poblados del llamado Triángulo.

El campamento de Jenin es el más pobre de todos los campamentos y el de mayor densidad de población, pero sus habitantes nunca han abandonado el lugar, ni han renunciado a sus modestas viviendas, a pesar de la crueldad del estado de sitio impuesto implacablemente, la capacidad de destrucción, la escasez de los abastecimientos, la falta de materiales de primeros auxilios y la casi total carencia de agua potable.


Durante la segunda Intifada, en 2002, y según un informe de Naciones Unidas, Israel cometió allí numerosas violaciones al derecho humanitario internacional, como retardar la ayuda a los heridos, atacar ambulancias y emplear a civiles como escudos humanos. La ONU ha negado que se perpetrara una matanza en Jenín, aunque no expresamente: «el hecho de que no dijéramos que tuvo lugar una matanza no quiere decir que no la haya habido».

En este vergonzoso contexto se desarrolla la historia de Ahmed, de 12 años, refugiado en Jenín y abatido por una patrulla israelí en el año 2005. Su padre decide donar los órganos como una muestra de generosidad hacia la raza humana. No importa quienes sean los receptores. Es espeluznante comprobar cómo el odio israelí al mundo y cultura árabe puede más que el agradecimiento a un padre que en definitiva ha transformado la muerte de su hijo en la esperanza por solucionar un conflicto y que se advierte sin solución. Sus directores Marcus Vetter y Leon Geller nos remueven la conciencia, aunque quizás deberían proyectar el documental en la sede de la ONU. Nosotros ya tenemos opinión.


Fuera del Palmarés reseñamos aquí otros documentales que nos han parecido muy interesantes.


 

  “EL ÚLTIMO TRUCO. EMILIO RUIZ DEL RÍO

Sigfrid Monleón ha dirigido un documental que pasará a ser un homenaje póstumo del genial Emilio Ruiz, experto y un gran profesional del arte de los efectos especiales dentro del mundo del cine. Fallecido cuando esta cinta estaba en fase de montaje, sus imágenes rinden un homenaje sentido a una técnica ya olvidada por los nuevos profesionales que se valen del photoshop para crear ambientes y dimensiones que sorprenden a cualquier espectador. Los efectos especiales tal y como les conocemos ahora, resultaban imposibles de realizar hace algunos años, y profesionales como Emilio Ruiz se las ingeniaban como podían a base de maquetas y pinturas jugando siempre con la perspectiva para así lograr engañar a los ojos perplejos del espectador que seguían la acción sin darse cuenta de que todo era mentira.


Sigfrid Monleón lo explica en rueda de prensa durante la Seminci

Emilio Ruiz ha sido el responsable de lograr maravillarnos con planos generales del increíble universo de “Dune”, o de reflejar con una realidad inquietante el famoso atentado a Carrero Blanco en la película “Operación Ogro”. Fichado por muchos directores norteamericanos (David Lynch, Richard Lester), con una longeva relación profesional con el realizador italiano Enzo Castellari así como responsable de los decorados de “El Laberinto del Fauno”, este documental nos acerca a un mundo hasta ahora desconocido y apasionante que nos descifra sin pausa algunos de los mejores trucos y métodos de trabajo de Don Emilio Ruiz. Un documental interesantísimo para los amantes del cine y los efectos especiales.

 

  “VOCES EN IMÁGENES

  Otro documental que sigue la línea marcada por el anterior. Dirigido por Alfonso S. Suárez, las imágenes nos descubren el mundo del doblador y pone rostros a las voces que pasarán a la historia unidas a nuestros héroes favoritos. Robert de Niro, Tom Hanks, Al Pacino, Morgan Freeman o Angela Channing pertenecen a nuestro universo gracias a las voces de tantos dobladores de los que prácticamente no sabemos sus nombres.

Cierto es que no hay nada como ver las películas en versión original, pero hasta la llegada del DVD (que nos proporcionó los subtítulos), sólo podíamos disfrutar del sonido original en las filmotecas, cineclubs, festivales de turno o en las madrugadas de la 2. La historia profesional de los actores de doblaje comenzó en los años 30 durante la II República, se generalizó en la radio a través de los famosos seriales que escuchaban nuestras madres y abuelas, y se afianzó en la gran pantalla creando un universo propio y tantas veces criticado. Si me preguntan, yo me quedo con la versión original sin dudarlo ni por un momento. Eso no quita el sentido y gratificante homenaje que el realizador rinde a estos actores que forman parte de la historia de nuestra cultura.

 

  “EL ÚLTIMO GUIÓN: BUÑUEL EN LA MEMORIA

  Dirigido por Javier Espada y Gaiza Urresti, el documental nos invita a hacer un recorrido por la apasionante vida de Don Luis Buñuel narrada por su hijo Juan Luis y el famoso guionista Jean Claude Carrière, apoyados por las fotografías y ciudades que marcaron un vínculo indivisible entre la realidad y el universo interior del artista. Las imágenes nos van narrando la infancia en su Calanda natal, sus estudios en Madrid, su amistad con Dalí, Lorca, Alberdi… y sus estancias en París, Nueva York y Méjico entre otras.

El documental está plagado de anécdotas y tanto su hijo como Jean Claude nos deleitan con cualquier cosa que cuenten del genio Buñuel. Cinta agradable de ver, que tampoco cuenta nada nuevo, pero que ayuda a comprender la figura del genio, y que resulta especialmente emotivo para los que echamos de menos el buen cine del aragonés, su creatividad, sus locuras y grandiosas reflexiones.

Para quienes consigan ver este documental. ¿No os parece inquietante la figura de Juan Luis Buñuel cuando nos enseña la casa familiar de Méjico? Parece estar muy cabreado pero no sabemos exactamente por qué. En una de las habitaciones hay dos tipos y parece que vivieran allí. Cómo es posible si todas las cosas de su padre siguen en la casa como si no hubiera desaparecido? ¿Algún mal rollo que el director no nos quiere contar?. Bueno, es simple curiosidad

Por si no sabéis quién es Jean Claude Carrière os diré que es el guionista de las últimas películas de Buñuel: “Belle de Jour”, “El discreto encanto de la burguesía” también firmó los guiones de “Cyrano de Bergerac”, El tambor de Hojalata", "La caja china" y "La insoportable levedad del ser".

por LUNA


por Jorge González

   Trouble the Water

  Un día antes del huracán Katrina. El barrio francés de Nueva Orleáns se ha quedado vacío. A pocas manzanas de allí, en el distrito de 9th Ward, todavía se puede ver a algún transeúnte huyendo sigiloso mientras la inquietante calma va impregnando el aire. Todo va quedando recogido en la cámara de Kimberly. Mañana el huracán va a romper el dique y el agua acabará con todo. Así comienza Trouble the water.

Trouble the water

Para Kimberly Rivers Roberts, el rap y la vida son la misma cosa. La vida inspira su arte y, a la vez, su música le ayuda a sobrevivir. Pero no sólo a ella, sino que también influye en su entorno cercano, su familia, sus amigos y la gente del barrio. Es entonces cuando la vamos conociendo y comenzamos a empatizar con ella, descubriendo poco a poco su trabajo, un diario personal que va marcando puntos en el camino, puntos posibles que nos sirven para orientarnos y para hacernos caminar, como un work in progress en el que su meta radica en su forma de crear, su proceso artístico.

Kimberly y su marido Scott

Esto no es nuevo. Ya lo hizo Jack Kerouac y la generación beat hace más de cincuenta años. Ellos recorrieron el país de punta a punta, trasladando directamente sus experiencias a su literatura, lo que implicaba un mayor conocimiento del país y, a la vez, de sí mismos. On road Kimberly va haciéndose su propia composición de la tragedia. Ayuda a personas y se ayuda a sí misma. Los testimonios de todos son los que conforman la verdad, la auténtica verdad. El cine está cumpliendo su misión, está sirviendo para ayudar a toda esa gente y además documentar sus vivencias y transmitirlas directamente al espectador.

Todo esto contrasta con la información oficial del gobierno. Los noticiarios son grabados con la misma handycam. Con un giro de muñeca podemos inmediatamente comparar las imágenes que salen por la TV con las imágenes reales recogidas a pie de calle. Nunca antes una cámara había tenido esa mirada tan crítica y precisa: información oficial frente a reportero freelance improvisado, ¿De qué parte está la verdad?

Vemos que la administración Bush está ocultando la realidad. Nadie del gobierno los ha ayudado. Los han dejado solos y todo parece recuperado. Quieren dar la idea de que la vida normal ya se ha restablecido. Imágenes abstractas, vistas generales y esquinas de casas. Pero ¿Adónde está la gente, los afectados?

El trabajo de montaje comparativo de imágenes reales frente a imágenes televisivas está muy cuidado, hasta el punto de que el espectador es capaz de disociar completamente el relato televisivo de la cruda realidad. La música ayuda con esta idea, ya que aparece en momentos precisos para mostrar los sentimientos de Kimberly hacia su entorno destruido, rechazando definitivamente los noticiarios, que desinforman y ocultan la verdad, lo que daña más al colectivo de la sociedad que la propia catástrofe en sí.

Mientras que el ojo del gobierno intenta no mostrar directamente la tragedia y separarse del ojo del huracán, Kimberly se aproxima más y más a él. Tanto, que arriesga su propia vida con tal de filmarlo. Subida en un cobertizo, con el agua corriendo bajo sus pies, aguanta el temporal y recoge un documento único, amateur, y muy pocas veces visto en cine. Una vez más se demuestra que para filmar la verdad, hay que jugársela.

La Soufrière de Werner Herzog es uno de los pocos documentales, en los que la situación del cámara y del director peligra. Hay un momento de tensión en el que se filma muy bien la calma antes de que el volcán explote. ¿Controlaba Herzog el peligro en ese momento? ¿Lo controlaba Kimberly cuando estaba en lo alto de su casa rodeada de agua? Realmente no importa, porque en ese momento la cámara se ha apoderado de la situación, y el hecho de seguir filmando hasta el final es lo importante. Si ella no lo hace, nadie lo hará. Sin embargo, es consciente de que mostrar su experiencia puede concienciar al espectador y evitar otras malas actuaciones en el futuro. Esta es la dicotomía de su terrible encrucijada.

Sin embargo, es igual de importante el viaje posterior que Kimberly y su marido realizan hasta Memphis como ese momento tan peligroso. Porque en el viaje vemos las caras de los desalojados, la huida hacia delante de miles de personas que se han quedado sin nada, los refugios de Cruz Roja bajo letreros electrónicos que decían: “Disfrute su Coca-Cola”. La sombra del consumismo se introduce hasta los tuétanos de los americanos. Lo mismo pasa al final, cuando se demuestra que lo que verdaderamente importa a la TV y a la administración Bush es la recuperación del centro de Nueva Orleáns. Si el barrio francés está bien, la vida podrá seguir adelante.

Como conclusión, lo más destacable de Trouble the water es sin duda su amateurismo, la demostración de que los medios técnicos no son un obstáculo para captar la esencia del problema. Pero por otro lado también se preocupa en cómo el Katrina inspira a Kimberly, hasta el punto de identificar su propia vida con su música y sacar provecho de la catástrofe para alimentar su inspiración artística.

 

   Arropiero, el Vagabundo de la Muerte

  Hay veces que el material con el que contamos para realizar una película tiene tanta fuerza que no necesita para nada la mano del artista. Cualquier intromisión, por leve que sea, fastidiaría el contenido y se convertiría en una lacra estilística. Es por eso, que Carlos Balagué, sabiendo lo que tenía entre manos y el impacto que la personalidad de Arropiero iba a causar en el espectador, no trata de suavizar al personaje, sino de potenciar sus rasgos mediante un estilo sencillo, aparentemente convencional, pero de mínimos trazos, muy estudiados, y de un montaje claro, respetando la narratividad y aportando en el momento oportuno, información adicional.

arropiero, por Carlos Balagué

Arropiero (nombre dado por el maceramiento del arrope, dulce manchego hecho con la pulpa de algunas frutas, hervida lentamente hasta que adquiere consistencia de jalea) era analfabeto y un pobre tirado de la vida. Sin embargo, sus capacidades mentales eran más que aceptables y poseía una inteligencia práctica muy fuerte que le permitía sobrevivir e incluso moverse fuera de España, ya que trabajó de sicario para la mafia marsellesa y llegó a Italia donde mató a los dueños de una pensión en Roma.

El retrato robot del asesino en serie está construido con clarividencia y seriedad, intentando comprender su nivel de animalidad y frialdad. La vida de Arropiero tuvo tantas aristas que escapó a la Sociedad española de los setenta. Embaucador, mentiroso, simpático y depredador por naturaleza, su personalidad contrastaba con sus crímenes, brutales, sorprendentes y aleatorios.

Arropiero, Manuel Delgado Villegas   Arropiero, Manuel Delgado Villegas

Pero el documental pone también el acento en su amistad con los policías que le detuvieron, con los que viajó por toda España con una maleta de sumarios por resolver. ¿Por qué nadie sabía de sus crímenes, al menos cuarenta y ocho potenciales de los que se le inculpó, hasta que él mismo se entregó después del cometido en el Puerto de Santa María el 18 de Enero de 1971?

Está claro que, ni siquiera hoy, el sistema social está preparado para este tipo de personas. Sitios tan mundanos como los manicomios o las cárceles no sirven. Es por eso que la única manera de combatir a esta lacra fue encerrándole y medicándole hasta convertirlo en un vegetal. El franquismo quiso ocultar el caso, se perdió su sumario varias veces, y debido a la brutalidad de sus crímenes, sólo se investigaron veintidós de los cuarenta y ocho que confesó.

El hecho de matar le enorgullecía y su meta era ser el mayor asesino de la historia. Al final del documental se insertan unos planos grabados con videocámara de las reflexiones que este hombre hacía sobre la vida y la sociedad y que no desvelaré, ya que son tan demoledores que ni siquiera la escritura puede trasladar tales pensamientos.

Uno de los planos, es terriblemente estremecedor: un picado desde arriba del patio-corredor en el que se le ve sentado mirando al suelo. De repente, levanta la vista y mira a cámara esbozando una media sonrisa, sabiendo que es el centro de todas las miradas, sabiendo que nadie sabe que hacer con él, sabiendo que volverá a matar si le dejan libre. La media sonrisa se convierte en orgullo y prepotencia, y el desafío de cómo un sólo hombre puede poner en jaque a todo el sistema judicial y a todas las autoridades competentes del país está construido sobre su extrema monstruosidad, más allá de cualquier acto considerado amoral. Impacto, fascinación y repulsa a partes iguales es lo que se siente cuando se ve algo así en la pantalla.

JORGE D. GONZÁLEZ SÁENZ

 

 

 

seminci        sección cine        cylcultural.org

 

 
 
 
.