Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las patologías orales que aumentan la falta de autoestima

El mal aliento lo sufren 7 de cada 10 personas. Las bacterias presentes en la lengua o los dientes descomponen los restos orgánicos creando unos gases sulfúricos que causan esta patología, que se conoce como halitosis.

Una de las principales causas de su aparición es la mala higiene bucodental, ya que los restos de comida se quedan en los espacios interdentales y causan mal olor.

La halitosis es un problema oral que aumenta la inseguridad y la falta de autoestima de la persona que la padece. Los profesionales de Clínica Dental Dentsur explican que cerca del 90% de los casos de halitosis se originan en la cavidad bucal, ya que muchos pacientes creen que es debido a problemas estomacales.

Para evitar esta patología es aconsejable utilizar un limpiador lingual con doble hilera de filamentos, para retirar la placa bacteriana de las ranuras de la lengua.

Para prevenir el mal aliento es importante tener una buena higiene bucodental que elimine los restos de comida y placa bacteriana. Además, de cepillarse los dientes es necesario usar cepillos interdentales y seda dental.

El mal aliento tiende a provocar rechazo por parte de la sociedad, incluso, afecta al mundo laboral. Si el empleado tiene halitosis puede suponer un descarte en una entrevista de trabajo.

También es importante beber agua con frecuencia porque la saliva es necesaria para evitar el mal aliento, ya que es capaz de eliminar placa bacteriana y reducir la aparición de sarro.

Muchas personas no quieren sonreír porque tienen los dientes apiñados, manchas en sus piezas dentales, diastema, etc. Cuando tienes ese complejo normalmente, tiendes a taparte la boca cuando sonríes. Dejar de sonreír por no tener una sonrisa estética, va generando poco a poco una autoestima baja y problemas para relacionarte con los demás.

No dejes de sonreír porque la sonrisa reduce los niveles de estrés y refuerza el sistema inmune. Varios estudios científicos han comprobado que las personas que sonríen viven entre 4 y 6 años más de media que las que siempre están serias.

Dientes torcidos o apiñados

Los dentistas explican que los dientes torcidos dificultan la higiene bucal. «La ortodoncia aporta resultados muy positivos para los pacientes y devuelve la funcionalidad y estética a la cavidad oral. Permite realizar la corrección completa de los dientes separados, con apiñamiento, y torcidos», informa la doctora Bratos.

«Resulta especialmente popular la ortodoncia invisible en personas adultas, ya que no interfiere con su imagen mientras dura el tratamiento. Los más elegidos son los alineadores transparentes, que son de quita y pon y los brackets linguales, que se adhieren en la cara interna de los dientes, por lo que es la única ortodoncia 100% invisible», añade la especialista.

Manchas en los dientes

Otro de los problemas más habituales en la boca son los dientes amarillos. Las causas son: el tabaco, ciertos alimentos, algunos fármacos o una mala higiene bucodental. Puedes solucionar este problemas si optas por un blanqueamiento dental.

Es un tratamiento con muchas ventajas:

-Blanqueamiento sin dolor.
-Mejora la autoestima.
-Mejora la higiene bucodental.
-Rapidez en el tratamiento.

Gracias a este tratamiento se pueden eliminar las manchas de los dientes y la decoloración. Es efectivo aunque para conseguir el color más brillante, debe de repetirse más de una vez.

El café y las bebidas con colorantes producen manchas externas en las piezas dentales. Si el paciente evita estos alimentos y sigue una higiene bucodental adecuada, es posible que no se necesite otro tratamiento de blanqueamiento en los siguientes 6 o 12 meses.

El Consejo General de Dentistas explica que «dentro de las manchas intrínsecas o endógenas se encuentran aquellas que afectan a los dientes en su fase de formación, antes de que erupcionen en la cavidad oral, causadas por el consumo de determinados medicamentos como tetraciclinas, por hipoplasias de esmalte, deficiencia vitamínica o fluorosis. También se clasifican en este grupo aquellas manchas que aparecen tras la erupción dental, producidas por golpes, fracturas o debido al paso del tiempo por envejecimiento de la dentición, que adquiere una tonalidad más oscura».

El blanqueamiento dental tiene que ser realizado bajo la supervisión de un dentista. A continuación, te explicamos los cuatro tipos de tratamientos de blanqueamiento dental:

Blanqueamiento dental en casa: El paciente utiliza unos moldes y férulas dentro las cuales se aplica un gel blanqueador. Es importante llevar estos elementos puestos durante un tiempo determinado, pero ha de realizarse bajo la supervisión del odontólogo.

Blanqueamiento dental por fotoactivación o luz LED: Se realiza en la clínica, el dentista aplica gel blanqueante sobre el esmalte y se utiliza una lámpara de luz LED de intensidad variable.

Blanqueamiento dental mixto: El paciente acude a la clínica para someterse a la técnica de fotoactivación y, después, complementa la sesión con el uso de férulas dentales en casa.

Blanqueamiento dental interno: Este tratamiento es idóneo para personas que se han sometido a una endodoncia, porque esta técnica puede provocar el oscurecimiento del esmalte. El odontólogo aplica el tratamiento de blanqueamiento desde dentro, pero es indoloro.

Sigue conectado

categorías