Cómo realizar una limpieza correcta

Quizá pienses que limpiar sea tan sencillo como coger un cubo con agua, echar un producto químico, coger la fregona y mojar el suelo pero no es del todo así. Cuando realizamos trabajos de limpieza es necesario que cada superficie que vayamos a limpiar quede totalmente limpia además de desinfectada.

Quizá pienses que limpiar sea tan sencillo como coger un cubo con agua, echar un producto químico, coger la fregona y mojar el suelo pero no es del todo así.

Cuando realizamos trabajos de limpieza es necesario que cada superficie que vayamos a limpiar quede totalmente limpia además de desinfectada.

Lo ideal es escoger una serie de productos para cada superficie porque al igual que no limpiamos el suelo con limpia cristales no limpiaremos las ventanas con un producto químico.

Rutina de limpieza

  • Haremos un plan: Antes de empezar a limpiar de aquí para allá que posiblemente nos dejaremos lugares y espacios sin limpiar realizaremos un plan. Con esto queremos decir que haremos una lista donde pondremos qué limpiar primero y que dejar para después. Hay que tener en cuenta el tipo de superficie que vamos a proceder a limpiar y la frecuencia con la que se tiene que limpiar.
  • Limpiar superficies que tengan contacto frecuente: Las superficies que están en contacto frecuente son aquellas que se han de limpiar de forma frecuente, es decir, al menos una vez durante el día o cada vez que se vea necesario. Se hace necesario que el personal destinado a limpieza esté cualificado y que sepa en todo momento cómo ha de limpiarlo todo.
  • Desinfectar cuando se considere necesario: Es necesario que, cuando existan determinadas zonas que exijan una mayor atención, que le prestemos atención a esas zonas, es decir, hay que desinfectar tantas veces como se necesite. Lo importante es que todo quede limpio y que no haya gérmenes.

Debemos de procurar que siempre haya desinfección y en esto Servinet puede ayudarnos mucho.

Cómo se limpia una oficina

Todo tiene su forma de ser limpiado y las oficinas no iban a ser menos así que si piensas que para llevar a cabo la limpieza de una oficina lo único que hay que hacer es fregar, limpiar un poco el polvo y ya todo se queda limpio te diremos que estás muy equivocado.

El trabajo diario en una oficina hace que se acumule polvo, suciedad, que se vayan acumulando papeles tanto en la papelera, como en la mesa y acabamos con una mesa de trabajo echa un desastre.

En muchas oficinas cuentan con un servicio de forma privada de limpieza que tienen unos horarios en los cuales realizan la limpieza de forma íntegra de cada aparato de la oficina. En otras oficinas se contrata a cualquier persona con experiencia en limpieza para que acudan dos o tres veces por semana a realizar la limpieza.

Es importante que la limpieza de la oficina se haga de una manera especial ya que lo más seguro es que encontremos encima de la mesa documentación, carpetas, archivos y lo más importante: el ordenador.

Pasos para limpiar una oficina:

  • Nos centraremos en las mesas, quitaremos el polvo, limpiaremos toda la mesa muy bien, cajones y demás.
  • Cuidado con el ordenador ya que no se puede limpiar de cualquier manera ni con cualquier producto. Si queremos limpiar el ordenador deberemos de ser cuidadosos y limpiarlo con todo el mimo del mundo.
  • Le toca el turno al suelo. Primero procederemos a barrer todo el suelo para proceder a fregar con un producto que desinfecte pero que no sea agresivo.
  • La limpieza de baños se realizará primeramente limpiando la zona del wáter, para limpiar más tarde la zona donde se lavan las manos, a continuación el espejo del baño y como última tarea se fregará todo el suelo.

Como habrás podido comprobar limpiar una oficina no es cuestión de pasar un cepillo y una fregona y ya está todo limpio, no. Todo tiene su proceso y su mecanismo para realizar una correcta limpieza y desinfección.

Escoger un buen servicio de limpieza

Muchas empresas a la hora de decidirse a escoger un servicio de limpieza se decantan entre contratar una empresa privada, con personas que cuentan con mucha experiencia o, por ahorrar algo de dinero, contratan a personas particulares.

¿Qué ocurre en este sentido? Cuando se trata de poner a punto una empresa, un loca, un comercio es necesario que la limpieza sea extrema y con esto queremos decir que cuando el cliente acuda al establecimiento debe de verlo limpio, desinfectado, sin polvo, sin suciedad.

Es por esto que a la hora de escoger un servicio de limpieza debemos de centrarnos en escoger un servicio de limpieza que nos ofrezca calidad, que sepamos que harán el trabajo de forma correcta y que limpiarán y desinfectarán de una forma óptima.