Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Por qué es importante enseñar música en las escuelas?

La música, además de ser considera un idioma universal, un canal para expresar nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, nuestra forma de ver el mundo, y además de ser una forma de desconectar, relajarnos y disfrutar, también es un excelente canal de enseñanza y aprendizaje, sobre todo para los más pequeños en etapas de desarrollo.

Esto porque la música ofrece un ambiente optimista, alegre y divertido para el desarrollo de ciertas habilidades como la del habla, la psicomotora, la social y hasta la emocional. Por eso, es que desde que los diferentes sistemas de educación existen, la música ha formado parte del contenido académico de los mismos.

Y es que los expertos defienden que la música y su combinación de sonidos y silencios que son orquestados en armonías, ritmos y melodías, al ser escuchada o interpretada va activando diferentes áreas del cerebro , como el de la imaginación, las emociones y sentimientos.

En concreto, la música afecta especialmente en la estimulación del hemisferio izquierdo del cerebro, que es el encargado de todo lo relacionado con la lógica, habilidades comunicativas, el lenguaje y los números.

Acompañamos a descubrir a lo largo de este artículo por qué la música es tan importante en las escuelas y como puedes hacer para aprovecharla al máximo dentro del aprendizaje de los más pequeños.

La importancia de la música en educación de los niños

La música es una materia que se dicta desde la escuela, al menos en clases de 45 minutos a la semana en cada etapa y con contenido muy variado.

Por ejemplo, en las edades más tempranas, los niños tienen  la oportunidad de aprender sobre los sonidos onomatopéyicos –como por ejemplo a identificar los sonidos de los animales– después sobre el ritmo y el movimiento, leer notas musicales, expresarse con la música a través de la pintura, utilizar y tocar los instrumentos musicales que por lo general son el piano, flauta o guitarra, a entonar y cantar canciones, y así sigue la lista de contenido.

Luego, en la etapa del colegio, aunque la materia pasa a ser considerada como una actividad extracurricular; los alumnos eligen formar parte de los coros, bandas, clubs de música, entre otros, de la escuela.

En fin, se intenta que la música forme parte del contenido educativo de los alumnos en todas las etapas, ya sea por medio de clases académicas, o de actividades de disfrute que complementen las actividades educativas del niño. Incluso se intenta incluir a la música como actividad lúdica en diferentes materias, o hasta como fondo mientras el alumno estudia o realiza sus quehaceres. Esto por los muchos beneficios que aporta.

Beneficios de la música en la educación

La música tiene un gran impacto en el desarrollo y aprendizaje de los niños. Así, el equipo experto en materia de Oposiciones de Enseñanzas nos comenta los beneficios que aportan al estudiante:

  • Fortalece la memoria, aprendizaje, concentración y creatividad.
  • Ayuda a las personas con problemas de dislexia.
  •  Reduce el estrés, calma la ansiedad y controla el insomnio.
  • Aumenta la capacidad de aprender un nuevo idioma.
  • Apoya en algunos problemas neurológicos, por ejemplo: alzheimer, parkinson o trastorno del espectro autista, etc..
  • Genera recuerdos.
  • Permite la concentración y reduce la tendencia a la distracción
  • Aumenta los niveles de confianza, mejora la autoestima y seguridad.
  • Ayuda al desarrollo de las habilidades de motricidad, rítmicas y de expresión corporal, al mismo tiempo que se desarrolla una  mejor coordinación de movimientos, seguimiento de ritmos e imitación.
  • Se potencia la socialización, pemitiendo que lel estudiante interactue con otros con mayor facilidad.
  • Estimula los sentidos.
  • Mejora la capacidad de comunicación.
  • La música potencia el mundo interno de los más jóvenes, motivándoles a establecer objetivos y conseguirlos.
  • Aumenta la capacidad d retener información por más tiempo
  • El estudiante mejora su vocabulario gracias a las diferentes letras de las canciones que escuchan y que procesan.
  • Ayuda a los alumnos a desarrollar su lado más extrovertido, mientras disfruta de la música, la cantan y la bailan.
  • La música logra un mayor nivel de cooperación y el trabajo en equipo dentro de los grupos de clase.
  • Perfecciona su sistema auditivo ya que empiezan a discernir entre sonidos más graves y más agudos, acostumbrando al tímpano a identificarlos.
  • Los patrones de ritmo incrementan el raciocinio de los más jóvenes, por lo que escuchar música puede hacerlos más resolutivos, ayudándolos a resolver problemas con mayor facilidad.

Veamos los beneficios más relevantes de la lista con mayor detalle, a continuación:

  • Mejora la memoria, la atención y concentración

Las melodías y notas de las canciones funcionan como un estimulo que hace que el cerebro desarrolle mejor sus ideas y trabaje la concentración, pudiendo enfocarse en una tarea por más tiempo y sin distracciones.

Igualmente, cuando escuchamos una canción esta activa nuestra memoria visual, memoria muscular o gestual y la memoria auditiva, de forma que podemos recordar la letra y ritmo de la canción, ayudando entonces a nuestra capacidad de retención y memorización.

También está demostrado que, escuchar canciones estimula la producción de dopamina en el cerebro mejorando la energía y bienestar de los alumnos, aportando vitalidad y mejorando la concentración. Y es que al estar de mejor humor, estamos más dispuestos a recibir información y aprender de ella.

La felicidad producida por la música nos hace estar motivados, y por lo tanto más receptivos al aprendizaje. Además que al estar todos felices, el ambiente que se crea dentro del aula es el propicio para que el aprendizaje fluya mejor.

  • Ambiente positivo en el aula

Este ambiente positivo en el aula no solo es provechoso para que el niño se muestre más positivo y receptivo hacia el aprendizaje, sino que también trae muchos más beneficios.

La hormona de la felicidad que se segrega cuando uno escucha música también es capaz de  reducir el estrés y generar sensaciones positivas que se contagian dentro del aula.

Por otra parte, la música permite que el alumno aprenda mientras se divierte, canta y baila, por lo que el alumno termina asociando esa sensación de agrado con el aprendizaje, convirtiéndole en un proceso emocionante y agradable.

  • Desarrolla el lenguaje

Con la música se potencia una mejor pronunciación, se aprende el significado de las palabras y se amplía el vocabulario. Esto ya que se ha comprobado que la música trabaja el hemisferio izquierdo del cerebro, que es con el que se desarrolla el aprendizaje del lenguaje.

Por otro lado, la música también desarrolla la capacidad auditiva y de percepción, identificación y discriminación de diferentes sonidos, que está muy relacionada con el área del lenguaje.

Incluso, cuando escuchamos música en otros idioma, también estamos facilitando el aprendizaje de los mismos, familiarizando al niño con el vocabulario, los sonidos, la pronunciación del mismos, etc.

  • Mejora las aptitudes sociales

Las actividades que se suelen proponer en la clase de música o cuando se le utiliza como actividad lúdica dentro de cualquier otra clase fomentan el trabajo grupal y colectivo, haciendo que los alumnos interactúen entre ellos, se comuniquen, disfruten y aprendan conjuntamente poniendo en común ideas y opiniones. De esta forma, los niños se van a costumbrando cada vez más a interactuar con sus compañeros, trabajando  y potenciando dichas habilidades, y permitiéndoles establecer sus primeras relaciones de amistad. Incluso, se trabajan las competencias colaborativas y de trabajo en equipo, muy importantes para el desarrollo de relaciones interpersonales a futuro.

¿Cómo potenciar el uso de la música en las escuelas?

Ya hemos visto los múltiples beneficios que le trae la música a los estudiantes de todas las etapas, incluso, al maestro, para quien representa un medio muy divertido y lúdico de enseñar un contenido y que le sirve de herramienta para calmar los momentos de estrés y favorecer la concentración y el rendimiento; ahora de seguro querrás saber como puedes sacar el máximo provecho de ella.

Lo principal es que sepas que la música no es solo una asignatura aparte y que está vetada por ejemplo en una clase de matemática o de idiomas. La música es un recurso que puede utilizarse casi en todas las asignaturas, siempre que sea de la forma adecuada y en momentos determinados que le permitan lograr su cometido.

El equipo de Oposiciones de Enseñanza nos da algunas ideas para inspirar a profesores y padres:

  • Bailes y coreografías relacionadas con el contenido de la clase para desarrollar el sentido del ritmo, la actividad física y la coordinación.
  • Creación de instrumentos musicales caseros con elementos cotidianos de clase como flautas, guitarras, maracas, sonajeros, un pandero, un tambor…
  • Juegos musicales: el juego de las sillas, intercambiar posiciones, seguir la canción, ir al ritmo de la canción, imitar una orquesta, componer y cantar canciones…
  • Escuchar música mientras se realizan otras actividades como dibujar, manualidades, descansar, comer, hacer la tarea, etc.

No obstante, hay muchas más formas, todo tiene que ver con la creatividad y el contenido que se esté intentando impartir. Incluso en casa ofrece cientos de oportunidades para la creación, el juego y el tiempo en familia, ya que puedes inventar componer canciones con tus hijos, crear pequeños recitales para el resto de la familia, aprender coreografías juntos y mucho más.

Sigue conectado

categorías